Alimentacion, moda etica, moda positiva, slow fashion

BIOMIMA ENTREVISTA A BRENDA CHAVEZ

BIOMIMA ENTREVISTA A BRENDA CHAVEZ

Brenda Chavez es periodista e investigadora especializada en consumo, sostenibilidad y cultura. Colabora con numerosos medios como El País y El Salto, forma parte del colectivo femenino de periodistas de investigación Carro de Combate, dirige la sección de la radio Consumo crudeza, en el programa Carne Cruda, (diario.es). Además, ha publicado los libros Tu consumo puede cambiar el mundo (Península) y Al borde de un ataque de compras (Debate).

Has sido redactora jefe de Vogue y Vanidad, además de subdirectora de Cosmopolitan, y después decidiste dejarlo, para convertirte en una periodista de investigación, exponiendo el consumo voraz del sistema fast fashion. ¿Como fue esa transición, tuviste una revelación o fue un hartazgo derivado de la repetición de contenido?

Fue una toma de conciencia de años, que se cristalizó en un momento determinado cuando era subdirectora de una publicación de moda, en la crisis anterior, cuando ya tenía mucha información sobre abusos corporativos  en todos los sectores, por un lado. Y por el otro, sobre alternativas de consumo sostenible. Decidí escribir Tu consumo puede cambiar el mundo. Cuando me aceptaron el libro, negocié una salida del puesto en el que estaba para dedicarme a él, fueron tres años de investigación muy intensos. Sentía que en la prensa femenina no estaba haciendo periodismo de verdad, si no algo mucho más cercano al marketing, además no me interesaba su incitación al consumo, ni estaba alineada con mis valores feministas, y pensé que sería mucho más útil a los ciudadanos y al planeta visibilizando prácticas y alternativas de producción y consumo, así como haciendo periodismo de datos, investigación y divulgación sobre sostenibilidad y consumo.

¿Qué enseñanzas compartirías con nosotros de esa transición?

Qué la moda no es una industria ni tan glamourosa, ni tan inocente, como nos hacen creer. Y que hay muchas iniciativas de moda sostenible al alcance de nuestro consumo. Pero sobre todo, que podemos vivir perfectamente, y ser muy cool, consumiendo solo lo necesario, no lo que nos dictan que debemos consumir. Nuestro ADN es más único que cualquier marca, o cualquier producto.

La moda es uno de los sectores industriales más contaminantes, y no parece que las cosas vayan a cambiar, ¿Qué se esta haciendo mal?

Pues en todo el ciclo de vida hay disfunciones e impactos muy llamativos, desde la extracción de materias, al procesamiento, a la confección, a la distribución y el transporte, a la venta, y cuando se deshecha la ropa, cada vez con menos usos. Disfunciones que implican explotación de personas, animales, recursos, contaminación y mucha impunidad.

¿Cómo despertar, y no dejarse influir por el bombardeo de publicidad e inseguridades que nos produce la industria de la moda?

Informándonos sobre qué hay detrás de lo que pensamos consumir, y no creernos que el marketing o la publicidad son información, sólo son propaganda.

En tus libros Tu Consumo puede cambiar el mundo, y Al borde de un ataque de compras, te enfrentas a la sociedad de consumo ¿Es posible combatir la adicción a consumir cualquier cosa y no se ha convertido para muchas personas en una constante patológica que define nuestras vidas?

El consumo se ha convertido en un subterfugio de nuestro malestar e insatisfacciones, en muchas ocasiones, pero si se recurre a él como válvula de escape puede convertirse en un desmovilizador de nuestros propios recursos personales, para afrontar esas situaciones en una forma más constructiva e inteligente, atajando la raíz del problema, no solo enmascarándolas….La adición a la moda o a lo que sea no es positiva, ni sana…

¿Cómo piensas que se puede cambiar la sociedad, si no hay voluntad política para alterar el modelo económico?

Desde muchos frentes sociales, políticos, profesionales, medioambientales, económicos, culturales, desde un consumo sostenible, etc. Los cambios son lentos, y la voluntad política puede cambiar si la presión desde muchos frente es la adecuada. Por eso es importante actuar desde nuestras esferas de influencia, profesionales, ciudadanas, institucionales, políticas, etc.

Has investigado muchos sectores, energético, alimentos, moda, cultura, ¿Dónde ves la mayor problemática medioambiental?

El problema global de la emergencia climática y crisis ecosocial es la suma de los impactos de todos los sectores, es decir, el modelo productivo hegemónico actual basado en una economía neoliberal y sus lógicas de maximización del beneficio, mínimos costes y acumulación de capital, que ha cuadruplicado la producción y el consumo en los últimos 40 años, llevándonos a demandar 1,7 tierras de recursos terrestres al año, es decir, consumimos y producimos por encima de la capacidad del planeta para renovarse. Los expertos dicen que en 2030 serán dos y en 2050 serán tres.

El sector más contaminante es el energético, por su uso ingente de energías fósiles (carbón, gas y petróleo), además de él deriva el sector petroquímico, altamente contaminante. Pero el sector alimentario, el del transporte o la moda, tiene unas llamativas cotas de emisiones. Según la ONU, la moda emite el 10% de la emisiones globales. Cada sector tiene que realizar su transición a modelos más sostenibles, algo que ya está ocurriendo, no será fácil, ni rápido, pero será.

La organización PETA certifica el poliéster y poliuretano como materiales sostenibles y cruelty free para llamarlo vegan leather, Greenpeace se alía con marcas que supuestamente producen prendas de poliéster reciclado en China, sin ninguna capacidad para verificar ese supuesto reciclaje, ¿no están los consumidores indefensos ante tal avalancha de supuesta sostenibilidad, no solo por parte de las campañas de las grandes corporaciones pero incluso de muchas organizaciones medioambientales? 

El poliéster reciclado, con procesos de optimización y neutralización de sustancias tóxicas potencialmente nocivas para la salud y el medioambiente, es considerado un tejido sostenible. El poliéster normal y el pvc no lo son, PETA los acepta porque no tiene un origen animal, pero derivan del petróleo y generan graves impactos, entre ellos en las especies animales. Ellos no son medioambientalistas, son un ente vegano en defensa de los derechos de los animales, para que no sean utilizados como mercancías de consumo. Creo que hacen un buen trabajo pese a todo. El caso de Greenpeace lo desconozco en profundidad como para opinar profesionalmente, también respeto su trabajo, creo que son más los aciertos que los errores en ambos entes. Efectivamente, el consumidor vive un nivel de confusión supino, por eso la información sobre estos asuntos es más relevante que nunca, para que pueda tomar decisiones libre e informadas.

¿No se ha convertido el slogan sostenible o ecológico, muchas veces en tóxico?

Pues si, tristemente, recientemente he escrito un reportaje extenso sobre los últimos greenwashing que genera la industria de la moda. Es este: https://www.elsaltodiario.com/multinacionales/segunda-ola-greenwashing-mercado-moda

¿Cómo distinguir lo fake eco de lo real eco? 

Estando muy bien informados a través de medios independientes y sin presiones de los anunciantes.

¿Tenemos los consumidores esperanzas de encontrar información veraz, o tenemos ya que acudir a investigadores como tú, para saber que empresas mienten y cuales dicen la verdad?

Hay marcas que tienen una información veraz, y otras no, por eso la información independiente, contrastada y veraz sobre estos asuntos es tan importante. Mi labor, y la de otros profesionales, como mis compañeras de Carro de Combate, es esa. Somos una especie de anomalía porque no tendríamos que investigar qué hay detrás de nuestros bienes y servicios si todos se hicieran con estándares socioambientales. Tristemente eso no ocurre, por eso muchos profesionales intentamos darle a los consumidores y la ciudadanía esa información.

¿Te plantearías crear una web o agencia creada por periodistas de investigación para puntuar las certificaciones ecológicas y darlas un valor de nivel de fiabilidad? 

Ya formo parte de Carro de combate, tenemos mucho trabajo y muchos proyectos, quién sabe lo que nos deparará el futuro… 😉

¿No crees que en un mundo donde los fake slogans y la comunicación deshonesta crece de forma exponencial, es más necesario que nunca, que periodistas de investigación verifiquen la información de los productos que se anuncian?

¡Completamente de acuerdo!

Si la prensa pierde su función de guardiana de la información ¿Qué nos queda a los ciudadanos de las democracias? ¿Nos enfrentamos a un modelo Chino donde la opacidad y los mensajes bonitos van a ser la norma?

Da mucho miedo pensarlo… Por eso es tan importante apoyar los medios independientes, en Carro de combate investigamos gracias a nuestros mecenas. Hemos lanzado hace unas semanas un crowdfounding en la plataforma goteo, se llama “Moda Basura” para investigar la industria de la moda en profundidad. 

Además, escribo en el salto, que se financia gracias a las cuotas de los socios/suscriptores, y Carne Cruda, donde tengo una sección de consumo sostenible que se financia por los productores y unos pocos patrocinadores sostenibles que cribamos con criterio y mucho cuidado. Este tipo de temas se tiene que investigar desde la independencia informativa, sin presiones de anunciantes, políticas, etc.

Como Gurú en que te has convertido Brenda, nos recomendarías algunas empresas que estén haciendo las cosas bien y sean una inspiración para todo el modelo económico

Gracias, pero no soy gurú de nada, sólo una humilde periodista. Respecto a empresas,  por ejemplo de moda, en Carro de combate hemos hecho un directorio de firmas sostenibles de moda locales y otras iniciativas. Yo en mi web también tengo otro con marcas nacionales e internacionales. Planeta moda ha lanzado otro hace poco, también de firmas españolas. Slow fashion next, tiene Moda con impacto positivo, afortunadamente, cada vez la información es más accesible.

Biomima propone el Biomima Biotax System, un modelo fiscal donde los productos biodegradables y ecológicos estén exentos de impuestos, ¿Crees que este modelo sería útil para transicionar a un modelo más competitivo y sostenible?

No sé si la exención fiscal es la vía más adecuada, los impuestos son necesarios para financiar los servicios públicos. Creo que sería interesante hacer rebajas fiscales a las prácticas sostenibles, y añadir más cargas fiscales a las que no las llevan a cabo, para ir transitando a un modelo de producción y consumo sostenible. También la compra pública responsable (la que hace las administraciones públicas) con criterios sostenibles es una gran herramienta ejemplificadora. Pero, además creo que hay que implementar las medidas existentes legales, y crear nuevas, por ejemplo, que la UE haga por fin una legislación por un textil socioambientalmente responsable que lleva varios años bloqueada en la Comisión Europea, después de haber sido aprobado por unanimidad en el Parlamento Europeo. 

¿Tienes algún árbol o planta favoritos?

Me gustan todas las especies animales y vegetales, menos los organismos modificados genéticamente, conocidos como transgénicos.

¿Y algún Jardín o Parque que te guste especialmente?

El retiro, forma parte de mi infancia, y de mi vida adulta.

¿Que personas te han inspirado a lo largo de tu carrera como periodista?

Muchas, desde periodistas, escritores, ecofeministas, artistas, medioambientalistas, filósof@s, activistas, científic@s, antropólog@s, expert@s en diversos campos, emprendedor@s sostenibles….Incluso personas anónimas de las que he aprendido muchísmo… Nombrar a una sola persona sería injusto con los demás.

¿Nos recomendarías algún libro que te haya marcado?

Por nombrar dos clásicos ya La primavera silenciosa de Rachel Carson y No logo de Naomi Klein, pero podría recomendar muchísimos más.

Algunas personas te llaman WikiBrenda tras el éxito de tus dos libros y después de estos años investigando todo el modelo industrial de consumo y a cientos de empresas, ¿Estas preparando algún nuevo libro de investigación?

Me muero de risa con lo de wikibrenda! Si, estoy preparando un ensayo sobre consumo con perspectiva de género.

Con tu trabajo, acabas convirtiéndote casi en antropóloga, ¿Te ves dando clase en facultades de filosofía? 

He dado alguna conferencia en facultades de filosofía, dejo la docencia filosófica a los académicos y profesionales de ella, pero ejerzo la docencia de forma puntual, cuando me reclaman, en cuestiones de sostenibilidad y consumo, y lo disfruto mucho, creo que es fundamental formar e informar.

Formas parte del colectivo femenino de periodistas de investigación Carro de Combate, ¿Qué hacéis desde carro de combate y en que nuevos proyectos estáis trabajando?

Carro de Combate es un colectivo femenino dedicado al periodismo independiente, que investiga el origen de los productos que consumimos. Creemos que consumir es un acto político, ya que con nuestras compras cotidianas estamos apoyando las empresas que hay detrás. Cada vez más, los consumidores críticos y conscientes se preguntan qué huella socioambiental dejan a su paso estas empresas: pero para decidir, necesitamos información. Y eso es lo que nosotras pretendemos ofrecer en Carro de Combate: información para poder consumir críticamente.

Se formó en 2012, cuando Laura Villadiego trabajaba como periodista freelance desde Camboya, y Nazaret Castro hacía lo propio desde Brasil. Ambas denunciaban en sus reportajes el uso y abuso que las grandes multinacionales hacían -y hacen- de mano de obra en condiciones análogas a la esclavitud en los países del Sur global, mientras las multinacionales con sede en los países ricos se apropian del grueso del valor que pagan los consumidores. Así que decidieron unir sus fuerzas y comenzamos a divulgar sus investigaciones en un blog, así nació Carro de Combate para visibilizar esos impactos, trazando la cadena de impactos a lo largo de todo el ciclo de vida del producto: extracción, producción, transporte, distribución y desechos.

En 2014, se sumaron al equipo Aurora Moreno y María Rubiños. A mi me invitaron a sumarme al colectivo hace tres años, y fue un sueño cumplido, no puedo tener mejores compañeras en lo profesional y en lo personal. Nos hemos financiado gracias a nuestros mecenas, que con sus contribuciones económicas nos han permitido cubrir los gastos de las investigaciones. Porque, si el consumo es un acto político, la primera batalla es la de la información. En la web podéis encontrar muchos informes sobre muchos productos. Y ahora estamos recaudando fondos para investigar la industria de la moda, más profundamente, nos podéis apoyar en  goteo.cc/modabasura.

Además tenemos otras investigaciones en marcha.

Por último, ¿Un sueño para el 2020?

Que la “Salida verde” de la crisis económica actual sea tan “verde”, como nos prometen.

www.biomima.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s